ATENCIÓN ESPECIAL A LAS COMUNIDADES Y EDIFICIOS
SERVICIO DE MANTENIMIENTO DE HIDROCOMPRESORES EN EDIFICIOS, AVERÍAS DE FONTANERÍA EN GENERAL.
Soluciones profesionales a problemas urgentes.
Tef: 639375400
Mail: fontaneriallambias@gmail.com

miércoles, 4 de julio de 2012

Bidé, si o no

Parece que el bidé comienza a ser un sanitario de otro tiempo. Aunque las constructoras no dejan de incluirlo en los baños, cada vez es mayor el número de personas que prescinde de él, ya sea por cuestión de espacio o sencillamente porque no le ven sentido.


La Real Academia Española lo define de la siguiente manera: “Recipiente ovalado instalado en el cuarto de baño que recibe el agua de un grifo y que sirve para el aseo de las partes pudendas”. Pues ese es fundamentalmente su uso, aunque haya quien lo aproveche para darse baños de pies, otro uso muy oportuno.


Según sean las costumbres higiénicas de cada uno, el bidé cobra importancia o desaparece del horizonte; esto no quiere decir necesariamente que su uso esté ligado a una mayor o menor higiene, sencillamente esta se realiza de distintas maneras.


A favor del bidé diremos que procura una limpieza extra que no siempre se realiza de manera adecuada con el papel higiénico, y hay ocasiones en las resulta de gran ayuda, como es el caso de la menstruación, período en el que toda higiene es bien recibida y esta se puede realizar de manera rápida y fácil en cualquier momento del día.
En contra se suele apelar a su inutilidad y al espacio que ocupa sin función alguna. Mucha gente lo sustituye por un lavabo doble, un armario en el que almacenar el utillaje del baño, etc… Está claro que si un aparato no se usa lo mejor es retirarlo, y más claro está aún que el bidé aglutina posiciones enfrentadas: unos no pueden vivir sin él mientras que otros lo aborrecen.
Si no lo usa, quítelo, pero si lo usa manténgalo.

Mamparas de baño y ducha.

Mamparas de baño y ducha; un invento que revolucionó el arte de ducharse sin mojar el resto del baño, ya que el asunto "cortinas de ducha", mejor dejarlo aparte. Además de su indudable comodidad, hay que añadir su especial aportación para decorar y vestir un baño, dando un acabado espectacular. 

Si quieren ver una buena exposición de mamparas de baño, les recomiendo una empresa en Las Palmas de Gran Canaria: IN.DE.MAR. No gano nada publicitando esta empresa, pero, dado que trabajan bien, hay que reconocérselo. 

La intención de esta entrada es la de darles unos pequeños tips de limpieza y mantenimiento de las mamparas. Lo principal es evitar que se manche por las gotas de agua, gotas que al secarse quedan marcadas por la cal. Esas marcas deslucen la mampara y, con el tiempo, son difíciles de limpiar y eliminar. Una mampara que, al principio es un elemento decorativo importante en un baño, termina convirtiéndose en un objeto sucio y que estropea la imagen de un baño bonito y moderno.

En mi caso, lo que yo hago es pasarle el limpiador de cristales tras cada uso; me refiero a la escobilla de plástico. Lo mismo hago con los azulejos de la zona húmeda. Así evito que se incruste la cal y sea más fácil su limpieza semanal. Y en los perfiles y pomos basta un simple paño para secar y así evitar que se incrusten esas partículas de cal y nos los dejen manchados y feos. Mejor perder un minuto cada día a tener que desesperarse cada semana.


Los anti calcáreos, dígase viakal por ejemplo, van a dañar el cromado de los perfiles y lo van a quemar. Lo mismo sucede con las griferías. Es más sencillo y económico pasar un paño de algodón o una bayeta especial baño para secar las gotas y que nuestras mamparas luzcan limpias y brillantes, como nuevas, durante años.