¿Calentador o termo ?

Cuando se plantea la disyuntiva "calentador de gas"-"termo eléctrico", hay que tener en cuenta tantas cosas, que uno no sabe qué elegir.
No tengo intención de solucionar este dilema, pero si la de plantear las ventajas e inconvenientes de cada sistema y así, con esta información, poder elegir mejor.

¿Cómo funciona un calentador de gas?. 

Un calentador de gas calienta el agua cuando ésta pasa por encima de unas llamas de fuego por dentro de un serpentín, como un radiador. Cuanto mas rápido pase el agua por encima del fuego, menos caliente sale; cuanto más fuego haya en el quemador, más caliente sale el agua. En consecuencia, el agua caliente que suministra un calentador a gas depende de la presión y caudal de agua en consonancia con la cantidad de fuego que emite el quemador.

¿Cómo funciona un termo eléctrico?.


El funcionamiento del termo eléctrico es más sencillo. Se trata de un depósito de agua, cuyo volumen dependerá de su modelo, que va desde 15 litros hasta 150 litros. Pero en una vivienda unifamiliar, lo más adecuado es un termo de 30 a 75 litros.

En su interior hay una resistencia eléctrica, que al conectarse, va calentando el agua hasta la temperatura que le marca el termostato, unos 65ºC, más o menos. No tiene necesidad ni de caudal ni de presión determinados para que funcione y nos dé agua caliente.

A tener en cuenta de los termos eléctricos:

Su rendimiento variará bastante si es horizontal o vertical, ya que para que salga agua caliente ha de entrar simultáneamente agua fría, pues funciona por rebosadero: si no entra agua, tampoco sale. Es sabido que el agua caliente, al tener las moléculas en más movimiento, es más ligera que el agua fría, por lo que, mientras sale agua caliente por arriba, se va acumulando el agua fría en la parte baja del depósito, enfriando el agua caliente en contacto con el agua fría que va entrando. En consecuencia, cuanto menos sea esa superficie de contacto entre las dos aguas, fría y caliente, menos agua caliente se nos va a enfriar por contacto con el agua fría.
Visto cómo funcionan, pasemos a ver sus ventajas e inconvenientes.

Ventajas del calentador a gas:

1º Tendremos la cantidad de agua que queramos mientras haya fuego que la caliente.
2º Si no usamos agua caliente, no hay gasto ninguno de gas.
3º Se supone que el gas es mas económico que la electricidad.

Inconvenientes del calentador a gas:
1º Requiere una instalación de gas, homologada y revisada periódicamente.
2º Dificultad en mezclar la temperatura del agua en los grifos si no hay una buena presión de agua en la vivienda.
3º La combustión del gas puede ser peligrosa, si no hay una buena ventilación en donde esta instalado el aparato.
4º Si el gas que se usa se suministra en bombonas hay que tener una de recambio y el espacio que eso conlleva.

Ventajas de un termo eléctrico:
1º No hace falta una instalación de gas, pero sí una instalación eléctrica apropiada, protegida y segura.
2º Facilidad en la regulación de la temperatura del agua en las griferías.
3º No requiere una presión de agua mínima para que funcione.
4º Se puede instalar casi en cualquier sitio, sólo es necesario tener en cuenta que, si se rompe el depósito, puede mojar lo que haya debajo, por lo que no recomiendo en altillos de armarios de ropa.

Inconvenientes de un termo eléctrico:
1º Cuando se acaba el agua caliente, tarda un tiempo considerable en volver a calentarla.
2º Cuando se pica el depósito, hay que sustituir todo el aparato.
3º Se fabrican de muy mala calidad, es muy posible que no nos dure más de 3 o 4 años, dependiendo de la dureza del agua.
4º Se supone que la electricidad es más cara que el gas.

Vistas estas pequeñas aclaraciones, que espero les sean útiles, pasaremos a alternativas y fusiones entre ambos sistemas.

- Existen calentadores instantáneos eléctricos, o sea, que calientan el agua mediante una resistencia mientras va pasando el agua a su alrededor. Esta resistencia consume mucha electricidad, suelen ser de 4000 watios (como dos secadores de pelo, que consumen muchísima electricidad).

-También hay acumuladores, depósitos, que calientan el agua a base de fuego a gas. Tienen, para mí, todas las ventajas e inconvenientes de los dos sistemas; todo en uno.

-Placas solares, serían perfectas si no fueran tan caras. Un equipo de placas solares con su acumulador de 200 litros para una vivienda unifamiliar ronda los 4500 € y su duración tiene caducidad. Además de que es necesario disponer de azotea o tejado para su instalación, y desgraciadamente la mayoría de los ciudadanos vive en pisos y no dispone de azotea individual.

Comentarios

  1. Muy buen anánlisis. Lo utlizaré para analizarlo junto con mis clientes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lee los comentarios y respuestas anteriores. Si sigues teniendo dudas, ¡pregúntame!